Let’s Colour: pintando para transformar comunidades

Los colores son sentimiento, emoción. Sirven para expresar nuestros sentimientos más profundos, ya sean positivos o negativos. Pero también sirven para unir a las personas. Por eso nació, Let’s Colour, una organización sin ánimo de lucro que pretende dar color a comunidades y personas.

Al igual que otros proyectos como Painting on Camps Walls o Favela Painting, Let’s Colour usa la pintura como herramienta de transformación social. Desde ejemplos simples, como pintar unas pista de atletismo en unas escaleras a pintar fachadas o hacer experimentos en ascensores, muchas son las actividades que realiza esta organización.

 

Let’s Colour: pintura para unir comunidades

La pintura sirve para expresar nuestros sentimientos, algo fundamental para generar empatía social. Por ello, Let’s Colour recorre distintas ciudades del mundo pintando. Murales que la gente puede terminar de pintar con sus gustos. Con sus emociones.

Así, logran que algo tan separatista como los muros, se conviertan en elementos que una a las personas.

Let's Colour

Chica pintando en el mural de Let’s Colour en Londres para reivindicar la integración entre comunidades.

 

Colores para la gente más desfavorecida

Otro de los proyectos de la organización es ayudar a los barrios más desfavorecidos y con gran desempleo, usando la pintura como herramienta de lograr la independencia económica. Para ello, Let’s Colour colaboró con SOS Children’s Villages, creando cursos en los que enseñan a los jóvenes a pintar.

Gracias a esta iniciativa, más de 150 niños de 4 países han aprendido un nuevo oficio con el que poder salir adelante.

En otro caso, pintaron los suelos de las favelas de Santa Marta en Río de Janerio, convirtiendo las calles en pistas de competición. Tenis, futbol, atletismo… unas pocas capas de pintura transforman calles aburridas en auténticas pistas de juego.

Así, logran crear una nueva forma de divertirse a los jóvenes de este barrio y, además, hacen esa localidad mucho más habitable y atractiva.

En definitiva, la pintura tiene un poder mucho mayor del que nos podríamos imaginar. Así que… ¡dale una capa de pintura a la vida!

Proyecto Ruelas: cambia vidas a través del teatro

¿Puede el teatro ayudar a la vida de las personas? En el Festival Internacional Cervantino de México creen que sí. Por eso, crearon el Proyecto Ruelas, un proyecto creado con el objetivo de ayudar a las personas mayores de México.

 

Proyecto Ruelas: más allá de la pobreza

Muchas veces se entiende como persona desfavorecida gente que está en situación de pobreza. Pero no es necesariamente así. Hay personas que, sin estar en situación de pobreza están claramente desfavorecidas. Un ejemplo de ello son las personas mayores en Guanajuato.

En México hay más de 4,4 millones de personas mayores de 70 años, de los que el 27,9% dice haber sentido que sus derechos no han sido respetados por la edad.

A las personas mayores no se las escucha. Pero debería. Y el Proyecto Ruelas lo intenta mediante el teatro.

 

Un teatro para personas mayores

El Proyecto Ruelas busca atender las necesidades de las personas mayores a través del arte. Para ello, reconocidos directores colaboran junto con las personas residentes de los centros gerontológicos de El Cambio y Las Teresas, en Guanajauto.

De esta manera, los ancianos participan en actividades, se mueven y socializan a la vez que demuestran su valor en la sociedad y sus necesidades.

Se trata, pues, de usar el teatro como altavoz para las personas mayores.  Para que puedan decir al mundo cómo están. Para que se puedan mover y relacionar. Porque la gente mayor es mucho más útil de lo que las personas suelen creer. Y todo, gracias al teatro.

Painting on Camps Walls: dando alegría a los refugiados

Más de 6,3 millones de sirios han tenido que huir de Siria debido a la guerra. De esos, 5 millones vive actualmente en campos de refugiados. Millones de personas que lo dejan todo atrás: estudios, trabajo, la casa… y a veces incluso amigos y familiares. En esta situación es difícil pensar en las cosas buenas de la vida. Por eso nació Painting on Camps Walls.

Los campos de refugiados suelen ser lugares grises, tristes, que ayudan poco anímicamente a las personas que viven en ellos. Painting on Camps Walls nació para dar un toque más alegre a los campos de refugiados y ayudar también a los niños y niñas que viven en ellos.

 

Cambiando la vida en el campo de refugiados

La vida en un campo de refugiados no es nada fácil. A todo el sufrimiento que las personas en los campos han vivido, se suman una nutrición precaria, muchas dificultades para encontrar trabajo pero, sobre todo, la desesperación de ver que cada día la historia y los problemas se repiten.

La visita de los voluntarios que ayudan en los campos suelen animar los ánimos. Pero más allá de la visita rutinaria, no hay mucho más.

 

Painting on Camps Walls: animando los campos de refugiados

Painting on Camps Walls (pintando en los muros de los campos) fue parte de la iniciativa Cosmic Future, la cual pretende usar el arte para ofrecer un futuro esperanzador a las personas en los campos de refugiados.

Gracias al dúo de grafiteros brasileño Cosmic Boys, el colectivo de arte nómada Conexus Project y al colectivo Al Caravan, que organiza talleres culturales en campos de refugiados, nació Painting on Camps Walls.

Gracias a Painting on Camps Walls niños y niñas del campo de refugiados de Beqaa (Líbano), en el que viven más de un millón de personas, pudieron ayudar a los grafiteros Cosmic Boys a pintar su escuela.

Global Water Dances: bailando para ahorrar agua

Cada día usamos el agua para muchas cosas: beber, lavarnos, cocinar… El agua es fundamental. Y todos la necesitamos. Sin embargo, no siempre se respeta. Y por eso, nació Global Water Dances.

Global Water Dances es un movimiento mundial que reivindica la importancia de cuidar un elemento tan necesario como es el agua. Pero no lo hace como el resto de movimientos. No. Lo hace con un lenguaje único, que todo el mundo entiende: la danza.

Este movimiento surgió de la mano de unos estudiantes del Laban/Bartenieff Institute of Movement Studies, tras atender una charla sobre danza y medioanbiente. Así, movidos por la urgencia de hacer algo, decidieron crear Global Water Dances.

Lo que en un principio fue un movimiento pequeño, poco después se convirtió en una gran comunidad de coreógraf·s y bailarín·s de todo el mundo. Todos, con un propósito común: bailar para concienciar de la importancia del agua.

Desde entonces, cientos de personas han bailado por todo el mundo a favor del agua. Así, han logrado concienciar a las personas de la importancia de no contaminar y hacer un buen uso del agua. Pero han ido más allá. Y es que Global Water Dances es una muestra de que el arte, en este caso el baile, es una gran herramienta para provocar cambio social.

De hecho, gracias a Global Water Dances, se han logrado limpiar varios ríos en todo el mundo. Y es que, aunque el 70% del planeta sea agua, solo el 2,5% es agua dulce. Y, de ese porcentaje, tan solo el 0,4% es accesible en ríos y lagos.

Teniendo en cuenta que hay más de 1100 millones de personas que carecen de acceso al agua… todavía es más importante aún cuidar el agua que tenemos.

Porque cuidar el planeta es algo necesario para el medio largo plazo.

Porque el baile es una buena forma de concienciar de ello.

Baila por el agua.