Selvámonos: mucho más que música

Desde hace 10 años, Selvámonos, convertido en el festival de música alternativa más grande de Perú. Este festival, propone sumar buena música y cultura a la riqueza natural de una reserva de biosfera, al costado del Parque Nacional Yanachaga Chemillén, en la provincia de Oxapampa.

Gracias a Selvámonos, un enclave natural excepcional se convierte durante dos días al año en el punto de encuentro de l·s amantes de la música, el arte, la naturaleza y la gastronomía.

Además, Selvámonos destaca por su clara apuesta por la diversidad cultural y el respeto al medio ambiente, reduciendo al máximo su huella ambiental.

A lo largo de los años el festival a aumentado su propuesta de actividades acercándose a un público cada vez más amplio.  Las actividades del “Bosque de los niños” el festival implica a l·s más pequeñ·s, fomentando el respeto a la naturaleza y el interés por el arte y la cultura.

Además, este festival implica a la comunidad local en las distintas etapas del mismo, celebrando iniciativas como la Semana Cultural. Esta semana consisten en una semana de actividades gratuitas en Oxapampa destinadas a que la población se sienta parte del festival.

 

Selvámonos: mucho más que música

Los festivales musicales suelen atraer a miles de personas en un mismo lugar durante varios días. Pero, ¿alguna vez te has preguntado cómo termina el lugar después del festival? La mayoría de ocasiones, el terreno queda repleto de vasos, plásticos, comida… Selvámonos no es el caso.

Y es que, uno de los principales aspectos del festival es la conciencia ambiental. En este sentido, intentan reducir su huella ambiental de varias formas, tanto usando materiales reciclados en la comunicación como realizando talleres en el festival.

 

Música e impacto social

En definitiva, el festival Selvámonos es un claro ejemplo de que la música es mucho más que sonido que sale de un instrumento. La música es sentimiento, emoción, pero también una herramienta perfecta para enseñar, educar, unir y demostrar cómo deberían ser las cosas.

Por eso, esperamos que Selvámonos siga sumando muchos más en los que el arte y la música convivan la magia de la naturaleza de Oxapampa.

Harrobia Eskena: impulsando el teatro inclusivo

¿Alguna vez te has parado a pensar en las distintas realidades que hay en tu ciudad y no conoces? Somos personas de rutina, pasamos por las mismas calles, mismas tiendas, mismos sitios, y pocas veces vamos más allá. Por eso, muchas veces desconocemos la increíble vida cultural y social que esconden muchos barrios. Eso no debería ser así. Y eso es lo que intenta demostrar el centro de innovación en Producción Escénica Harrobia Eskena.

Como dice su lema, Harrobia Eskena es mucho más que un centro de producción escénica. Y es que, además de ser un centro de alto rendimiento de producción teatral, se preocupa por visibilizar e impulsar la vida artística del barrio en el que está situada.

 

Harrobia Eskena: teatro e inclusión

En Harrobia Eskena se han planteado renovar la imagen del barrio en el que se sitúan como ellos mejor saben: mediante el teatro. Así, son varias las iniciativas sociales que han impulsado, al margen de su actividad principal.

Destaca, por ejemplo, la primera escuela de Teatro del Oprimido del País Vasco. Una escuela abierta a todos los públicos que busca usar el arte como herramienta para solucionar conflictos. Así, consiguen vertebrar la relación de las personas con su entorno, generando barrios y ciudades más unidas.

“Fabricando Sueños”, otro de los proyectos que impulsan, busca integrar a las personas, pero de una manera diferente. En este caso, usan el teatro y la danza para que chavales en riesgo de exclusión se vean en roles sociales diferentes y se expresen.

 

Más allá de la producción teatral

En definitiva, Harrobia Eskena es un claro ejemplo de cómo el arte y la cultura pueden ayudar a la cohesión e inclusión social y la mejora de los barrios y ciudades. Porque, el teatro va de expresar. Y es, precisamente, comunicación lo que hace falta para solucionar los problemas sociales y visibilizar a los barrios.

The heArt Ambassadors: impulsando el arte inclusivo

Algunas personas creen no entender el arte… y menos aún el arte contemporáneo. Pero eso no tendría por qué ser así. Porque, el arte inspira, motiva, nos hace crecer y mejorar nuestras vidas. Esa es la filosofía que siguen The heArt Ambassadors, una organización que busca acercar el arte a toda la ciudadanía.

 

The heArt Ambassadors para para todos

Desde The heArt Ambassadors tienen una idea clara: el arte contemporáneo no es para grupos privilegiados de la sociedad. No. Todo el mundo puede (y debería) entender, el arte. ¿Por qué? Pues porque es una forma de expresarnos, abrir nuestra mente, pensar diferente.

Desde The heArt Ambassadors acercan el arte a todas las personas de la sociedad, centrándose, sobre todo, en los grupos en riesgo de exclusión. Para ello, los Heart Embassadors ponen a disposición, de forma altruista, su conocimiento e ilusión para que la gente descubra el arte.

 

Arte para asociaciones y ONGs

Pero, ¿cómo puedes acercar el arte a las personas en riesgo de exclusión? En este mismo blog, hemos visto muchas formas de acercar la cultur. Desde pintar en la calle para inspirar, como hace Let’s Colour, a enseñarlo directamente, como la Fundación Boteritos.

En el caso de The heArt Ambassadors, el enfoque es diferente. Esta organización colabora con ONGs y asociaciones para acercar la cultura a personas en riesgo de exclusión. Es decir, ofrecen su conocimiento a las organizaciones que quieran. Así, pueden llegar a muchas personas diferentes, con necesidades y entornos diferentes.

Fundación Theodora: risas para niños hospitalizados

¿Conoces un sitio menos divertido que un hospital? Los hospitales son lugares fríos, poco acogedores, llenos de cacharros que la mayoría de nosotros desconocemos y resultan aterradores. Sin duda, un lugar poco amistoso. Sobre todo, si eres un niño… y más aún si te van a operar. Por eso, nació la Fundación Theodora.

 

Los doctores sonrisa y sus payasadas

La Fundación Theodora busca llenar de ilusión los hospitales de una manera diferente. Sus Doctores Sonrisa visten de bata, pero no son como el resto de doctores. Visitan a los niños antes de que sean operados o mientras están hospitalizados. Les hacen trucos, cuentan chistes, cantan… pero, sobre todo, les hacen reír y olvidarse de todo lo que están pasando.

Una vez por semana, los Doctores Sonrisa hacen una visita a los niños ingresados. Así, los niños hospitalizados que no van al cole, no pueden jugar con sus amigos y se pasan el día en la cama, tiene una razón por la que reír.

Doctores Sonrisa en Acción

Foto de los Doctores Sonrisa de la Fundación Theodora haciendo reír a una niña hospitalizada.

Unas risas que curan

El impacto de los Doctores Sonrisa de la Fundación Theodora van mucho más allá de lo que se podría imaginar. Y es que, sonreír nos reduce el estrés.

Esto, que puede parecer muy poco, es vital, ya que hace los niños tengan que consumir menos medicamentos antes de ser operados.  Además, ¿quién no prefiere estar sonriendo a estar triste?

 

Porque si reír es importante, hacer reír a niños que están pasando por situaciones duras y potencialmente traumáticas, lo es aún más. ¡Viva los Doctores Sonrisa!