Este artista sirio utiliza cascos de artillería y restos de armamento de la Guerra Civil Siria como soporte para sus pinturas. Realiza arabescos en un estilo tradicional sirio y las obras, creadas a partir de la destrucción, son tan impactantes como bellas.

Solía pintar en cristal, ahora pinto en la muerte.

La historia de Akram

Siria se encuentra sumida desde 2011 en una terrible guerra civil que ha condenado a la ciudadanía a convivir con los ataques de ambos bandos y una devastadora escasez de alimentos y recursos básicos. La Organización Mundial de la Salud llegó a estimar en 2014 que al menos la mitad de la población de la sitiada ciudad de Douma necesitaba tratamiento médico urgente. En este contexto tan desolador, el artista sirio Akram Abu Al-Fawz (también conocido como Mohamad Duma), tras perder su hogar, su trabajo y parte de su familia en Douma, decidió crear belleza de la destrucción para demostrar que los sirios son gente de paz.

En Siria también hay artistas además de soldados.

Arte sirio en armas de guerra

Arte sirio en armas de guerra

Fotos de Painting on Death

Antes Akram realizaba piezas de cristal que pintaba con el mismo estilo con el que ahora pinta bombas y explosivos, desactivados antes de manipularse. También utiliza otros materiales bélicos como casquillos de bala o cascos de soldado. Por eso quiere que su arte sea «un testimonio de la crueldad de los países que ayudan en la aniquilación del pueblo sirio como Rusia, Irán y el propio Régimen». El propio Akram lo llama Pintura en la Muerte.

Incluso en condiciones tan duras, siento la fuerte necesidad de continuar pintando y dibujando.

Niña mira arte sirio pintado en una bomba

Arte sirio en armas de guerra

Casquillos de bala pintados en arabescos

Fotos de Painting on Death

El miedo a no poder seguir

Akram ha pintado hasta ahora con las reservas de pintura de las que disponía antes del comienzo de la guerra. Desde entonces los bloqueos, la subida de precios y la situación de pobreza no le permiten seguir comprando pintura al ritmo al que la utiliza. Por eso teme no poder seguir pintando una vez que se quede sin materiales.

Aun así, se siente orgulloso de lo que ha hecho y de haber «llevado el nombre de su ciudad a las redes sociales y a las páginas de los medios de comunicación internacionales». Siria era famosa por su arte y sus ciudades antes de la guerra, y todavía hay quien lucha a su manera para que las imágenes de la guerra y la destrucción dejen paso por fin a la belleza que realmente se esconde en este país.

#FairSaturday

Más información:

Observers

Newsy.com

Guerra Civil Siria

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *