Desplazad·s

La danza es una poderosa herramienta para transmitir emociones y sensaciones a través del movimiento, crear y contar historias que aunque efímeras dejan huella e incluso escenificar realidades no siempre fáciles de asimilar. Para much·s la danza es además una forma de vida y a veces la razón por la que un· decide seguir adelante.

La danza, una manera de reflejar lo humano

Eso fue precisamente lo que Mithkal Alzghair, un bailarín y coreógrafo sirio, trató de lograr con "Displacement", una coreografía que busca reflejar la experiencia traumática que han de vivir millones de siri·s al huir de su país y la incertidumbre de vivir en el exilio. 

Fuente: Dublin Dance Festival

Alzghair buscó en Francia la oportunidad de comenzar una vida dedicada a la danza. Solicitó asilo en el país para así poder realizar un Master en Danza Contemporánea y evitar de esa forma realizar el servicio militar. El bailarín se dio cuenta que todo ese proceso de dejar atrás su país y luchar por pertenecer a un nuevo lugar, le hizo percibir la huella que una tradición, un país y un entorno sociopolítico complicado habían dejado en él. Quiso entonces hacer visible y compartir con los demás su realidad, su identidad y el legado que Siria le había dejado. Así surgió "Displacement".

Una performance dura, sincera, punzante e incluso incómoda, que lleva a la danza las cicatrices psicológicas y físicas de las personas refugiadas; los sentimientos encontrados, como la esperanza de lograr escapar de un infierno y el miedo y la desolación al dejar un hogar atrás sabiendo que lo más probable es que no vayas a volver. Una deconstrucción de las danzas tradicionales sirias combinadas con la experiencia de l·s desplazad·s. En definitiva, un recorrido por el ser humano en tiempos de guerra.

Baila o muere

 En el caso de Ahmad Joudeh, la danza es incluso una razón para vivir. Nacido en un campo de refugiados de Damasco, Joudeh escogió la danza como trayectoria profesional haciendo frente a insultos, acoso e incluso amenazas de muerte por grupos radicales. 

Al ver como destrozaban su ciudad, sus templos más icónicos, su cultura y su identidad, Joudeh decidió utilizar la danza como camino hacia la libertad. A día de hoy, es un bailarín profesional en el Nationale Ballet de Ámsterdam y su historia se ha plasmado en el documental "Dance or Die" del periodista holandés Roozbeh Kaboly. Fue precisamente gracias a ese documental como fue descubierto por el Director del Nationale Ballet y se unió a la compañía dejándolo todo atrás.

El documental retrata la realidad que muchas personas han sufrido y aún siguen sufriendo por la guerra. Ahmad Joudeh representa ese dolor, y a la vez la esperanza de ver la guerra terminar, bailando ante el destruido teatro de Palmira

Ante estas situaciones, la danza juega un papel esencial a la hora de hacer frente a dificultades semejantes. Personas como Mithkal o Ahmad han seguido adelante y luchado por su futuro gracias a la fuerza y el coraje que la danza les transmitía. 

#FairSaturday

Más información

Ahmad Joudeh (Facebook)

Mithkal Alzghair (Vimeo)

El País

The Irish Times

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *