Jeff Widener, la historia detrás del hombre del tanque

Era 1989, en Pekín los estudiantes de la ciudad lideraron una serie de protestas contra las medidas del gobierno de la República Popular China. A estas protestas se unieron además grupos intelectuales y trabajadores que se veían cada vez más amenazados por las políticas del Partido Comunista.

Así que el Gobierno decidió declarar la ley marcial y en la noche del 3 de junio envió a la infantería del ejército y sus tanques a la plaza de Tiananmén para disolver la protesta. 2600 personas murieron durante esos días, según fuentes no identificadas de la Cruz Roja China, y esta plaza pasaría a la historia por dar nombre a una de las mayores matanzas civiles que se han conocido hasta hoy. 

Tank Man by Jeff WidenerFuente: Jeff Widener / Associated Press

No te importa lo que no puedes ver

Algunas cosas ocurren y después se van igual que vinieron. Sin pena ni gloria. Otras, en cambio, se quedan guardadas en la retina del mundo, durante generaciones. ¿Cuál es la diferencia entre unas y otras?

La diferencia está en que a veces las imágenes que transcienden nos hacen testigos al resto del mundo. Son esas imágenes las que hablan más alto que las voces, más claro que las palabras. Y nos hacen testigos gracias a aquell·s que acuden con su cámara a donde todos deberíamos mirar, y se juegan el pellejo para eso.

Fuente: Jeff Widener / Associated Press

Ahora somos capaces de capturar momentos históricos dramáticos porque siempre y en cualquier parte hay alguien que tiene una cámara.

– Jeff Widener

Aquel día 5 de junio, hace ya 28 años, al menos tres de estos fotógrafos captaron la imagen del rebelde desconocido desde los balcones del Hotel Beijing, junto a la plaza de Tiananmén: Jeff Widener, para la agencia Associated Press, Charlie Cole, para la revista Newsweek, y Stuart Franklin, para la revista Time.

Un testigo en la Avenida de la Paz

Probablemente una de las imágenes que más reconocemos es la de Widener, que apuntaba con el objetivo de su cámara a la Gran Avenida de la Paz Eterna desde su hotel, a escasos 200 metros de la plaza de Tiananmén. Un nombre muy apropiado para lo que estaba ocurriendo allí. ¿Verdad?

Fuente: Corinna Seidel – Wikimedia Commons

Algunas imágenes son muy poderosas, emiten un mensaje inmediato y se reconocen en seguida como importantes. Pero no son frecuentes.

– Jeff Widener

El hombre que se mantuvo en pie frente a los tanques, interrumpiendo su paso repetidas veces, sigue siendo hoy un personaje anónimo. Pero gracias a la fotografía de Widener, una de las obras más premiadas y reconocidas del fotoperiodismo, su mensaje sigue en boca de tod·s.

#FairSaturday

Más información:

 

Jeff Widener: Tiananmen Uprising

Associated Press

El País

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *