Pies para qué os quiero, si tengo alas para volar

Toca hablar de Frida. Esa artista tan presente en el imaginario popular, aunque solo sea porque en carnavales nos acordamos de lo fácil que es ponerse unas flores en la cabeza y pintarnos con una tiza negra entre las cejas. Esa artista tan atormentada como recordada, tan famosa tras su muerte como infravalorada en vida. Que vivió a la sombra de otro pintor al que amaba.

Hoy la recordamos tras los 110 años que han pasado desde que nació, como una de las mujeres que revolucionaron el arte.

Pies para qué os quiero, si tengo alas para volar.

 

Si quieres enterarte antes que l·s demás de las historias y noticias sobre Fair Saturday, suscríbete a nuestra newsletter. Y como las mejores cosas en esta vida, es gratis. ¿Te sumas?

#FairSaturday

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *