Salavat Fidai: arte en la punta de un lápiz

Salavat Fidai

 

Cuando pensamos en esculturas, muchas veces pensamos en bloques enormes de piedra,  esculpidas con cincel… Un David de Miguel Ángel en toda regla, vaya. Nada más lejos de la realidad, la escultura es mucho más que eso. Es más, la escultura no tiene límites. Eso mismo demuestra Salavat Fidai con sus esculturas talladas en lápiz.

Tras 25 años trabajando como abogado, la crisis económica en Rusia hizo que Salavat Fidai perdiera su trabajo. En ese momento, decidió pasar del bolígrafo de oficina al lápiz, pero desde una perspectiva completamente diferente. Haría miniesculturas en los lápices.

Así, Salavat Fidai nos muestra que el arte no tiene límites y que, hasta algo tan común como un lápiz, es un mundo de posibilidades. Solo hace falta mirarlo con los ojos adecuados.  Bueno, y en su caso una lupa y un cúter.

Con esas herramientas, su creatividad y destreza, Salavat Fidai es capaz de crear maravillas como estas:

Actualmente, Salavat tarda entre seis y doce horas en hacer una estatuilla promedio. Aunque, cómo no, no todas salen a la primera. Y es que, el nivel de precisión con el que talla las figuras lleva a que tenga que repetir las esculturas en repetidas ocasiones hasta lograr la escultura final.

Hoy en día, sus mini esculturas son mundialmente conocidas. Entre sus obras, se encuentran esculturas de trenes en miniatura, representaciones de los protagonistas de Juego de Tronos y esculturas de iconos mundiales como la Torre Eiffel o la Estatua de la Libertad.

En definitiva, Salavat Fidai es un claro ejemplo de que con creatividad, paciencia y perseverancia, todo se puede.

https://youtu.be/Tx2ZVFDtThk

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *