Entradas

Desarrollarse artísticamente es complicado en muchos sitios. Lo vimos con el caso de mARTadero. Sin embargo, hay personas que ni siquiera tienen la oportunidad de intentarlo. Personas que tiene un acceso muy limitado al arte y la cultura.

Kilombo Artes Escénicas es una organización cultural, conformada por artistas y gestores culturales jóvenes de Perú que trabaja el desarrollo humano a través del arte y la cultura. Así, llevan el arte y la cultura a los barrios que más lo necesitan.

El acceso a la cultura en Perú

Según los indicadores de la Unesco, Perú es un país en el que se trabaja el derecho cultural. Sin embargo, la educación artística tiene aún margen de mejora, puesto que tan solo el 5,7% de las horas lectivas son dedicadas a educación artística.

Por eso, resulta indispensable que el arte y la cultura se lleve a todos los rincones, y se ofrezcan alternativas para que los niños y niñas puedan desarrollarse artísticamente.

Kilombo Artes Escénicas : llevando arte y cultura a los barrios

El Proyecto Kilombo Artes Escénicas pretende, precisamente, eso: expandir el arte y la cultura. Para ello, realizan talleres sociales en barrios en barrios azotados por la violencia o la escasez de recursos.

De esta forma, consiguen llevar el arte y la cultura a niños que, de otra forma, no podrían haber participado en un taller artístico.

De hecho, más de 300 niños, niñas y adolescentes han participado en los talleres de Kilombo Artes Escénicas . 300 jóvenes y varios barrios en los que Kilombo Artes Escénicas ha dejado huella.

Afganistán, Argelia, Birmania, Yemen… Actualmente hay 22 países en guerra (Small Arms Survey , Diciembre 2017). Esto supone que haya más de 100 mil personas que mueren al año directamente en la guerra. Eso, sin tener en cuenta los más de 60,6 millones de refugiados que hubo en 2016 (World Economic Forum, Junio 2017).

En este contexto, la ayuda humanitaria no solo es importante, es esencial. Agua, comida, medicamentos… pero también es vital dar esperanza y alegría. Y eso a lo que se dedica Payasos Sin Fronteras, a llevar ayuda humanitaria a través de las artes escénicas. A través de payasos.

Payasos Sin Fronteras: historia

Todo comenzó en 1992, cuando un grupo de alumnos contactó con Tortell Poltrona pidiendo que ayudara a hacer reír a unos niños. Pero no eran unos niños cualquiera. Eran refugiados de la guerra de independencia de Croacia.

El 26 de febrero de 1993 se hizo la primera actuación. Una actuación que más tarde se convertiría en Payasos Sin Fronteras. Desde entonces, Payasos Sin Fronteras ha llevado alegría y esperanza a “más de 4 millones de niños y niñas refugiadas, víctimas de desastres naturales y de situaciones injustas”.

 

Artistas por una causa común

Payasos Sin Fronteras es posible gracias a los casi 50 artistas y productoras musicales. Ellos, recorren el mundo y España llevando sonrisas y apoyo emocional a los niños que lo necesitan.

  • En Bosnia trabajan para ayudar a disminuir la segregación étnica.
  • En Etiopía ofrecen apoyo emocional a la juventud refugiada somalí mediante sus actuaciones.
  • En España, país de donde es la Payasos Sin Fronteras, realizan acciones en diferentes centros de menores y residencias para jóvenes.